MENU

Fit for weddings | Hi! We are a wedding planner

Blog

21 mayo, 2018

Royal Wedding: todo lo que debes saber de la boda de Harry y Meghan

You look amazing” (estás increíble), con estas palabras recibió el príncipe Harry de Inglaterra a Meghan Markle en el altar y derritieron los corazones de todos los asistentes. Para la pareja solo existían ellos dos, y nada más. Para todos los espectadores, presentes y televidentes, la ceremonia fue una oda al amor donde la esencia de la pareja se desprendía en cada detalle y decisión. La royal weeding más esperada del año no decepcionó a nadie, y por ello, nosotras os queremos hablar de lo que más nos gustó y de todo lo imprescindible que debes saber de la boda de Meghan Markle y el príncipe Harry.

Lugar

El Castillo de Windsor fue la sede de tan esperado acontecimiento. Concretamente fue la capilla de St. George la encargada de acoger entre sus muros a 800 invitados de la alta sociedad. Entre condes y marqueses, se entrelazaban famosos y celebrities amigos de la pareja, que esperaban presenciar el gran momento. La entrada fue decorada por la empresa Philippa Craddock con miles de flores blancas creando un majestuoso portal primaveral.

Best man

El príncipe Harry eligió  a su hermano Guillermo de Inglaterra para ser su padrino. La relación de ambos hermanos siempre ha sido muy fuerte después que su madre falleciera a una edad muy temprana para ambos.

 

Música

Con la canción “Stand by me” de Ben E. King, el coro gospel cristiano The Kingdom Choir (“el coro del Reino”) sorprendió a los asistentes de la ceremonia. El grupo originario del sureste de Inglaterra lleva más de 20 años conmoviendo los corazones de las personas, y la boda real no fue la excepción.

No te lo pierdas, lo puedes ver aquí Coro

Otros de los momentos más mágicos de la boda fue llevada a cabo por un joven violonchelista de 19 años. Sheku Kanneh-Mason, uno de los músicos más sonados en los últimos años el Reino Unido, ha sido el encargado de interpretar 3 piezas durante la firma del registro oficial.  Apres un Reve de Gabriel Faure, Sicilienne de Maria Theresia von Paradis y Ave María de Schubert, sonaron melodiosamente para crear una atmósfera de delicadeza y emotividad que no dejó indiferente a nadie. La orquesta que le acompañó estaba conformada por miembros de la Orquesta Nacional de Gales, la Orquesta de Cámara de Inglaterra y la Filarmónica.

Shenku Kanneh-Manson

Vestido

Uno de los momentos más esperados de la boda siempre es el momento de ver el vestido la novia. Para su gran día, la  nueva duquesa de Sussex eligió para la ceremonia un imponente a la par que sencillo vestido de Clare Waight Keller, directora artística de Givenchy. Wooouu! Qué vestido, le quedaba como un guante y junto con el espectacular velo y la tiara consiguió la combinación perfecta. “Elegante y sencilla a la par que discreta y natural” Como segundo vestido, la actriz se decantó por un sofisticado vestido de Stella Mccartney, atado al cuello, con los hombros al aire y completamente liso, siguiente el patrón del primer vestido. No podía estar más guapa! Sin duda nos quedamos con el segundo vestido! 

Por parte del novio, tanto el príncipe Harry como el príncipe Guillermo vestían el uniforme de gala de los Blues and Royals. Por parte de los pequeños pajes, los cuales vistieron una indumentaria similar, confeccionados por los sastres Dege & Skinner en Savile Row.

 

Reina Isabel II

La Reina Isabel II no decepciona. Para la boda de su nieto eligió un vestido de seda con estampado en tonos amarillo, lima y lila, del diseñador Stuart Parvin. Mientras, el sombrero que lució está confeccionado por Angela Kelly. Finalmente, las perlas fueron elaboradas exclusivamente para su outfit por Lucy Price. Los tonos de la reina tiene un porqué, y es que en caso de incidente el cuerpo de seguridad real la localizarían enseguida.

 

Tarta

Pocas personas conocerán la costumbre de no comerse las tartas en la bodas reales. Por lo general, se les entrega a los comensales como recuerdo de la misma. Pero en esta ocasión, el príncipe Harry y su prometida, se decantaron por romper las reglas. Un pastel esponjoso no escalonado de flor de saúco y limón con cobertura de glaseado de azúcar y mantequilla, y rosas y peonías frescas como decoración fue servido a los comensales. Pero, como gran excepción, este está realizado para comerse en el momento.

Claire Ptak, dueña de la pastelería Violet, situada en la calle Hackney en un municipio al este de Londres. Conocido por su vecindario creativo, los príncipes han apostado por un negocio independiente. Esto se debe a que Ptak y  Markle eran viejas conocidas.

Para la creación del icónico dulce, los productos base del postre fueron tomados de Sandringham Estate, zona donde la Reina cuenta con su residencia privada en Norfolk. No obstante, al ser un encargo tan especial el pastel no será comercializado, por lo que tan solo aquellos afortunados que asistieron la boda conocerán si sabe tan bien como aparenta.

Obispo

El obispo Michael Curry, de la iglesia episcopal americana, fue una oda a la expresividad. A través de palabras de Martin Luther King recordó el poder del amor para romper barreras. Así mismo, como el riguroso protocolo fue olvidado cuando el obispo pidió a toda la congregación su aprobación para que la ceremonia continuara. De esta manera no solo los novios dieron el famoso ¡sí, quiero!, sino toda la capilla de St Jorge.

Invitados

Un total de 2.640 personas han sido invitadas al enlace. De manera que estos son los grupos que componen la lista:

  • 1.200 son “ciudadanos de a pie” de todo Reino Unido. Los novios deseaban integrar a todo el mundo para que se sintiera parte de la celebración.
  • 200 invitados de distintas organizaciones benéficas de la cuales la pareja se sienten involucrados.
  • 100 fueron estudiantes de escuelas locales.
  • El resto invitados 610 miembros de la comunidad del castillo de Windsor, a las afueras de Londres, y 530 de distintas casas reales.
  • Ningún político fue convidado a la boda.

 

Invitaciones

Las invitaciones han sido impresas por Barnard y Westwood. La empresa se han encargado de las invitaciones de boda de la Familia Real desde 1985. Para la boda de Harry y Meghan se han llevado a cabo más de 600 invitaciones con tinta estadounidense y papel inglés blanco. El diseño cuenta con tres plumas, insignia del príncipe de Gales, impresas en tinta dorada.

 

Homenaje a Lady Di: joyas y palabras

Meghan se ha ganado el corazón de toda Inglaterra, y no es para menos. La nuera de Diana de Gales entró en escena con un majestuoso velo de novia que recordó totalmente al que llevó la difunta princesa el día de su boda. Además, el velo contenía una maravillosa sorpresa. Un total de 53 flores bordaban la tela, y cada una de estas era la la flor distintiva de un país miembro de la Commonwealth. También, la joven novia presentó en su mano un increíble anillo con una gema azul engarzada, el cual era propiedad de la madre de su ,ahora, marido.

Finalmente, y sin precedente alguno, Meghan prescindió de la palabra “obedecer” en los votos matrimoniales. De este modo la nueva royalty prometió amar y apreciar a su marido, pero no obedercerle. Quizás pocos sepan que en su día Diana intentó eliminar ella misma dicha palabra, pero el arzobispo de Canterbury, Robert Runcie, se negó a ello.

 

Ramo

El propio príncipe Harry cogió unas flores provenían del jardín privado del palacio de Kensington para el ramo de la novia. En él se incluían nomeolvides, la favorita de la madre del príncipe Harry, Diana de Gales. Además, el ramo acabó en el la Abadía de Westminster en la tuma del soldado desconocido.

 

Detalles a las invitadas

La esposa del príncipe Harry está en todo, por lo que a todas sus invitadas se les fueron estregadas un par de zapatillas blancas para que descansaran de sus dolorosos tacones. Además, a sus 6 mejores amigas y su cuñada, Kate Middleton, les regaló una pulsera de oro de la amistad. La pulsera ha sido creada por Zofia Day.

 

Coche

Un  Jaguar descapotado fue la elección de la pareja para desplazarse de ceremonia a la cena de gala. Cuál amantes a la fuga el nuevo matrimonio lograba hacer un simpático guiño mediante la matrícula del vehículo. El número inscrito en la placa era el 190518, o mejor dicho, 19 de mayo del 2018.

 

Fotógrafo

es el fotografo por príncipe Harry y Meghan para captar su gran día.  La sesión de fotos se llevó a cabo en el Castillo de Windsor tras la ceremonia religiosa. El prestigioso fotógrafo de moda, es amigo de la pareja y también fue el encargado de realizar las fotos del día del compromiso. Como dato curioso también tiene sangre real, desciende de la familia Lubomirski, príncipe de Polonia, su título no es reconocido, pero cuenta con una muy buena relación con la joven pareja.

Una madre orgullosa

Doria Ragland, madre de la novia, llamó la atención de los focos en varias ocasiones. La primera vez cuando recorrió las calles de Londres en el mismo coche oficial junto a su hija. No fue hasta pocas manzanas antes de llevar a la capilla que debieron separarse para llegar a la ceremonia en vehículos diferentes. Para la prometida del príncipe Harry, su madre es un pilar fundamental de su vida. No por nada, fue la única familiar asistente a la boda por parte de la novia, siendo Trevor Engelson, padre de la novia, uno de los grandes ausentes por cuestiones de salud. Sin embargo, el momento por el que más personas están recordando a esta mujer es por una fotografía tomada durante la ceremonia. En ella se ve a Reglan observando la misa con una mirada de pura emoción y orgullo hacía su querida hija.

 

Los regalos

La pareja ha pedido donativos para varias organizaciones benéficas. Han sido 7 instituciones las elegidas por los duques de Sussex. Concretamente, las ONG seleccionadas fueron: CHIVA (Asociación de VIH infantil); Crisis; la Fundación Myna Mahila; Scotty’s Little Soldiers -que vela por hijos de militares de las Fuerzas Armadas-; Street Games; Surfers Against Sewage (Surferos contra aguas residuales); y la Fundación para la Vida Salvaje del Reino Unido.