La decoración floral de esta boda está inspirada en los colores otoñales de temporada sin perder el toque romántico. Centros altos XXL, una pérgola enmarcando la mesa presidencial en el centro del salón, lámparas con verdes, combinación de diferentes bases y, dorados y velas. El bajoplato elegido es de cristal con filo dorado, el mantel hilo piedra y las minutas y meseros personalizados y en cada servicio un mensaje individual para cada uno de los 300 invitados. Las mesas y seating plan eran pistas de pádel y es que el amor surgió en la cancha…!