MENU

Fit for weddings | Hi! We are a wedding planner

Blog

27 abril, 2017

BARCELONA BRIDAL FASHION WEEK #BBFW17

Esta semana estamos viviendo una de las citas ineludibles en Barcelona para la moda nupcial: la  Barcelona Bridal Fashion Week, que tiene lugar desde el pasado día 25, y hasta el próximo 30 de abril, en el recinto de Gran Vía de Fira de Barcelona como principal escenario, donde, en esta 27ª edición, 25 firmas de reconocimiento internacional presentan sus novedades en moda nupcial, costura, fiesta y ceremonia para el próximo año.

En las dos primeras jornadas de la pasarela catalana asistimos a desfiles de firmas como Rosa Clará – que inauguró el calendario- Jesus Peiró, Sophie et voilà, Yolan Cris, Cristina Tamborero y Angel Sánchez.

En esta nueva colección, la poderosa aguja de Clará rompe los esquemas del clasicismo, y presenta unas tendencias muy marcadas por juegos de transparencias. Propuestas atrevidas y sensuales que permiten lucir figura de la forma más ligera posible en patrones que tienden a la verticalidad, y que realzan el cuerpo de la mujer.

Una colección extensa en matices y estilos, en la que destaca el chantilly como tejido estrella. Junto al encaje francés, se aprecian otros tejidos característicos de la firma como plumeti italiano, tul de seda, encaje o lisas.

El escote gana protagonismo y las espaldas también centrán la atención. Escotes pronunciados pero elegantes – en corazón y en uve – que estilizan la figura y contribuyen a alargar la línea del cuello.

 

Metrópolis de Jesús Peiró es un tributo al Nueva York de las primeras décadas del siglo XX, y a la minuciosa belleza del art dèco, dando lugar a una novia grácil, ligera, construida desde el interior como la arquitectura de un rascacielos.

Novias románticas, elegantes, con mucho movimiento en las faldas. Una sutil ligereza en formas y tejidos que ya son seña de identidad de la marca, con siluetas muy femeninas, espaldas sensuales, cortes románticos y tejidos exclusivos y delicados que transforman patrones y se reinventan en diferentes estilos.

En el desfile de la diseñadora Cristina Tamborero con su colección de novia Hudson Bridal Collection contemplamos un estilo más actual y romántico, con creaciones llenas de detalle, calidad  y pureza.

Volúmenes de ensueño desde cintura, siluetas que embellecen la figura femenina y que potencian las curvas, y vertiginosos escotes de espalda. Diseños que cobran vida con tejidos como la muselina o el  crêpe de seda.

La colección presentada por Sophie et Voilà en la BBFW refleja en cada uno de sus diseños un carácter minimalista y fluido, una confección impecable y la más alta calidad de los materiales en piezas que toman como referente estético la arquitectura de los ´00s. Diseños fieles a una novia fuerte y femenina.

La colección se divide en tres categorias diferentes: Icon, realizada con cortes poco convencionales, volúmenes y tejidos nobles para novias con estilo. White, que se caracteriza por la feminidad en piezas de color blanco, y Colour, prendas cóctel de colores saturados y vibrantes que huyen del romanticismo.

Boho Chic de las hermanas Yolanda y Cristina, conocidas en el panorama nupcial como YolanCris, nos soprendió por sus reminiscencias del universo folk y el estilo zíngaro de los años ’70. Una línea bohemia adaptada a las necesidades de la novia millenial, y en la que la comodidad es un must.

Entre las tendencias para 2018 de esta firma destacan los vestidos ligeros realizados con tejidos artesanales que aportan una infinidad de detalles, así como otros más delicados como gasas, tul y encaje. Diseños favorecedores en los que se aprecian las estructuras multicapa sin dejar de lado la sensualidad femenina.

Y por último, en otro escenario, el emblemático Palacio de Pedralbes, pudimos ver cómo el diseñador venezolano Angel Sánchez  deslumbró por primera vez en Europa con la presentación de Rose Mist. Una colección con la que intenta mostrar la fragilidad y delicaleza que debe tener un traje de novia, con siluetas muy simples y minimalistas que dan lugar a vestidos voluminosos.

Un desfile en el se presentaron estas piezas más delicadas – vestidos blancos con pequeñas dosis de rosa pálido, pero también otros diseños más dramáticos en tonalidades crema, e incluso colores negros en trajes de fiesta.

En su intento de abrirse puestas en el territorio europeo, y para mostrar una visión más completa de su trabajo, Sánchez también mostró algunas de sus piezas favoritas de colecciones anteriores: Moonlight Romance y White Garden.