MENU

fit for weddings

Blog

26 abril, 2018

Barcelona Bridal Fashion Week 2018 DAY 2

La Barcelona Bridal Fashion Week 2018 continua su rodaje con tres grandes maestros durante la mañana del pasado martes 24 de abril. Jesús Peiro, Cristina Tamboreo y Jordi Dalmau fueron los encargados de emocionar a los espectadores de la BBFW.

Jesús Peiro inauguraba la pasarela matutina no solo para exhibir su nueva colección, sino también para celebrar sus 30 años en el mundo de diseño nupcial. Merche Segarra, directora creativa de la firma, preparó para esta gran ocasión una colección basada completamente en el espíritu de la casa. Los vestidos cuentan con cortes que realzan la silueta femenina y crean volumen.

Heritage, nombre de la nueva colección reivindica los escotes halter, la ligereza, los lazos o las mezclas de tejidos. Las faldas alargadas y vaporosas se mezclan con escotes y espaldas trabajadas, e incluso incorpora detalles en negro en varios de los diseños.

Además, la creativa juega con varios tonos de blanco como los lavados o los crema. Puntilla, pedrería, tules, sedas, plumas,… Segarra no escatima en detalles que aportan un aire de princesa a la colección sin llegar a empalagar. Siluetas femeninas y sueltas que realzan la belleza natural de la mujer que lo porta.

 


A las 13:30 del mediodía Cristina Tamborero hacía su triunfal entrada para presentarnos no una, sino dos colecciones.

La colección Hanami, enfocada en vestidos de novia, viene inspirada por el país del sol naciente. Las flores del cerezo, en Japón conocidas como Sakura, son la base de la creación de la diseñadora. Flores bordadas entre mezcladas con telas vaporosas que abrazan el cuerpo de la mujer para transmitir fragilidad y elegancia. Las cinturas marcadas desde donde nace el volumen del diseño es otro de los puntos claves que se destaca en el desfile, así como las propias espaldas de los vestidos pueden considerarse obra de arte por las mismas.

Por otro lado, la colección Ixia está centrada en los vestidos de fiesta. En esta ocasión la casa se inspira en los colores más propios de naturaleza en la estación de verano como son el azul, verde aguamarina o rosas claros. Confeccionado con tejido como el crepé de seda mezclado con finas y coquetas capas de tul cristal logran un resultado impecable. 


Finalmente el diseñador Jordí Almau sorprendería a los asistentes con uno de los desfiles más rompedores de la BBFW 2018. El Teatro Condal sería la sede de un show al más puro estilo Neil Patrick Harris, logrando que toda la platea se deshiciera en una inmensa ovación.  Con la colaboración de la cantante Gisela sobre el escenario y apoyado por un magnifico cuerpo de baile, el desfile se convirtió en un musical cuya canción de cierre no podía ser otra que “Happy” de Farell Willams.

Después de 10 años en la Barcelona Bridal Fashion Week, Almau tirá la casa por la venta tanto en la presentación como en su colección. Vestidos confeccionados con ricos tejidos brocados y bordados, combinados con encajes frescos y sofisticados como el chantilly y el guipour. El escenario fue testigo de como la colección albergaba numerosas posibilidades de siluetas, pero todas ellas creaban un gran impacto.

Los flecos, alas de ángel o perfectas de cuero blanco entraron en escena lograron crear un ambiente totalmente mágico y rebelde.

 

Por otro lado, parte de la colección rompe con lo típicos esquemas del blanco impoluto. Por ello se han incorporado colores y estampados fueran de lo usual como rojos, platas o flores. Dobles canesus que permitían llevar dos trajes en uno para aquellas novias que desearan hacer un cambio durante la boda sin perder el vestido original de sus sueños.

¡Sin duda alguna Jordi Dalmau es un auténtico maestro de la aguja y el espectáculo!